QUERIDOS AMIGOS

Todos tenemos pilares .
Pilares antiguos, de esos de los que creías que eran de hormigón e indestructibles.

Pilares de esos que te sujetaban
Pilares de esos que te veían caer y te aguantaban.
Pilares que te hacían reír y vivir y seguir viviendo.

Pilares que hoy se han convertido en peones.

Peones de esos que ya no te van hacer ganar la partida, tampoco perderla.
Peones que siguen en el tablero, ese tablero blanco y negro y nunca gris, porque como siempre o todo o nada.
Peones que sabes que están
Peones que ya no vas a usar para continuar esta partida, la partida de tu vida.

Pilares que se han convertido en peones.
Peones que sigo queriendo
Que sin embargo no hacen nada para seguir siendo queridos.